OPINIÓN

Hoteleros de Chile: terrorismo en los hoteles

Andrés Fuenzalida, presidente de Hoteleros de Chile, analizó el presente del sector frente los actos vandálicos sucedidos en la provincia de Arauco.

Desde que el 18 de octubre se desatara la violencia en Chile, a lo que se sumó la pandemia del coronavirus; la industria turística en general –y la hotelera en lo particular– ha sido golpeada fuertemente.

El reciente atentado incendiario que sufrió el Hotel Quelén, en Arauco, es una muestra de la pasividad con que las autoridades políticas y los Tribunales han enfrentado la violencia.

Las dramáticas imágenes que vimos durante el saqueo del Hotel Principado de Asturias, se han repetido, y se siguen repitiendo, en todo el país.

El terrorismo destruye fuentes de trabajo, impide la llegada de los turistas nacionales y extranjeros, y frustra inversiones. Hoy, el turismo es la cuarta industria más importante en Chile, generando más de 600 mil trabajos directos e indirectos, lo que representa el 6,7% de los empleos nacionales.

Si el gobierno sigue “observando disturbios aislados” en la Araucanía, llevará a que los privados opten por la autodefensa, provocando así más violencia. De ello serán responsables, por omisión, las autoridades encargadas de velar por la seguridad y el orden público.

Un buen ejemplo a seguir en el manejo del terrorismo e insurrección es Estados Unidos. En ese país los actos de vandalismo y saqueo se condenan con 15 años de cárcel, y el ataque a la propiedad ajena se paga con 5 años de prisión, sin derecho a fianza.

Solo de esta forma se protegerá efectivamente a la industria turística, a la propiedad privada y a los trabajadores.

Andrés Fuenzalida, presidente de Hoteleros de Chile.

Postea en tu Facebook