Preocupación en el gremio

Paso a Paso más restrictivo: "Este es un golpe al turismo"

Frente a las nuevas restricciones del plan Paso a Paso, los actores del turismo piden medidas para paliar "un nuevo golpe" ad portas de Semana Santa.

Minutos después de que el presidente Piñera anunciara un nuevo bono para la clase media, vino un nuevo baldazo de agua fría para quienes esperan la reactivación. Debido al aumento de contagios, las autoridades decidieron endurecer las medidas en la etapa de Transición del plan Paso a Paso, prohibiendo todo tipo de eventos con público, cerrando gimnasios y casinos, además de restringir el horario de los restaurantes y adelantar el toque de queda a nivel nacional.

Así, los restaurantes y el comercio minorista ahora deben cerrar su atención a las 20.00 hs., mientras que el toque de queda se adelanta hasta las 22.00 hs. en todo el país.

También se anunció que la totalidad de la Región Metropolitana retrocede a Fase 2, por lo que se mantendrá en confinamiento durante los fines de semana.

“Necesitamos oxígeno”

Frente a este endurecimiento de las medidas los gremios del turismo sacaron la voz. Helen Kouyoumdjian, vicepresidenta Ejecutiva de Fedetur expresó: “Cuando pensábamos que lo peor de esta larga tormenta podía comenzar a superarse con el proceso de vacunación masiva, viene este nuevo golpe al turismo”.

La vicepresidenta dijo que las medidas restrictivas para enfrentar la pandemia encuentran a la industria en “estado agonizante y sin capacidad de reacción”, a pocas semanas del fin de semana largo de Semana Santa.

“Todo esto retrasa nuestros planes de reactivación, y sin funcionar no nos podemos levantar”, señaló, agregando que esperan “que estas nuevas restricciones sean de duración acotada, a la vez que reafirmamos la urgencia de contar con medidas especiales adicionales a las que ha anunciado el gobierno, como postergar pago de contribuciones. Estamos con respirador artificial y necesitamos oxígeno”.

Por su parte, Máximo Picallo, Presidente de la Asociación Chilena de Gastronomía (Achiga), declaró que la industria gastronómica estaba en una “especie de maremoto, donde las olas nos golpean una y otra vez”.

“El retroceso a fase 2 de toda la Región Metropolitana, más la obligación de los restaurantes de cerrar a las 20 horas y el adelanto del toque de queda a las 22 horas significa un tremendo impacto para el rubro (...) Le pedimos al gobierno que se haga cargo del impacto de estas restricciones y nos otorgue un salvavidas para no ahogarnos en medio de la tormenta. La situación de los restaurantes en regiones es extremadamente compleja y requieren un programa de rescate urgente”, concluyó.

Notas de tapa