Inicio
General
Verano

Verano 2021, la incertidumbre continúa

Hoteleros de Chile llama a no dejar que la industria turística desaparezca y pide apoyo para la temporada de verano.

La reapertura de la frontera aérea reactivó las esperanzas del sector turístico, ya que el período de vacaciones de verano es la oportunidad de recuperar un poco de recursos, aunque con expectativas limitadas.

Incluso la Subsecretaría de Turismo y Sernatur lanzaron el "Plan Viajar a Chile", que promueve que los extranjeros vengan a Chile. En esa línea, el subsecretario de Turismo, José Luis Uriarte, proyectó que cerca de 140 mil extranjeros podrían entrar al país entre diciembre de 2020 y marzo de 2021, los que podrían llegar a 400 mil si las condiciones sanitarias permitían avanzan en la apertura de otras fronteras.

Ya empezábamos a sentir ciertos aires de recuperación quienes integramos la industria del turismo.

Una reciente encuesta realizada por Hoteleros de Chile demostró que pese a que todavía están lejos de un período normal, una parte importante de los hoteles está volviendo abrir sus puertas luego de varios meses cerrados por la pandemia. El sondeo arrojó que en noviembre la reapertura de estos hospedajes creció un 46% versus octubre.

Del total de alojamientos consultados, un 54% respondió que estaba abierto en el penúltimo mes del año, mientras que un 35% todavía permanece cerrado y un 11% sigue funcionando como residencia sanitaria. Esta situación contrasta con lo sucedido en octubre, donde solo un 37% señaló que estuvo operando.

Sin embargo, a las pocas semanas de la apertura de las fronteras, el turismo nacional recibió un nuevo “balde de agua fría”: el pronóstico del Gobierno de que en enero de 2021 habría un rebrote de Covid-19. Es más, el ministro de Salud, Enrique Paris, aconsejó no viajar al sur de Chile “porque la circulación viral es altísima”. A esto se sumó el paso a Fase 2 y Fase 1 en distintas regiones del país.

Así, en escasos días, un verano que esperábamos que fuera la “primera luz al final del túnel”, se transformó en un período de incertidumbre. ¿Se volverán a cerrar las fronteras?, ¿se suspenderán los vuelos internos?, ¿habrá una nueva cuarentena?

Hoy, el Gobierno tiene la enorme responsabilidad de combinar el resguardo de la salud de la gente y evitar que la pandemia aumente, con la urgencia por trabajar con la mayor capacidad posible. Y, de una vez por todas, implementar medidas de rescate a las empresas del sector que estén a la altura de la profunda crisis que estamos sufriendo.

Una temporada estival sin que los establecimientos turísticos puedan funcionar bajo ninguna condición, podría ser el golpe de gracia para nuestra industria. ¿Dejaremos que eso suceda?

Deja tu comentario