La cruzada nacional para combatir el cambio climático

Reconocido como un tema relevante en nuestro país, autoridades de todos los sectores están apostando a ser más sostenibles. En turismo, el desafío está en reducir las emisiones de CO2, desarrollar destinos sustentables e inteligentes y administrar eficientemente los recursos naturales.

El calentamiento del planeta se ha convertido en un tema clave de preocupación pública, apoyado por sólidos informes científicos, estudios económicos y una creciente cobertura mediática. Para el turismo, el cambio climático no es un evento remoto, sino un fenómeno que ya afecta al sector en diferentes entornos y destinos, desde las regiones polares hasta islas tropicales, montañas, costas, zonas áridas, lugares patrimoniales, etc. Uno de los ejemplos más dramáticos es lo que está sucediendo con los glaciares en la Patagonia y que repercute directamente en nuestra industria.

En este marco cobra relevancia la Red Chilena de Municipios ante el Cambio Climático, que junto a Adapt-Chile, convocó al 3º Foro de Alcaldes ante el Cambio Climático Chile 2017, instancia de carácter anual que da cuenta del estado de la gestión, planificación y acción climática en Chile a escala local, en el marco de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático (COP23), celebrada en Bonn, Alemania, y que entre los participantes estuvo la presidenta de la República de Chile, Michelle Bachelet; la embajadora de la Unión Europea en Chile, Stella Zervoudaki; y más de 15 alcaldes de la Red.

Cristóbal Reveco, fundador y director internacional de Adapt-Chile, quien participó de la COP23, explicó algunos de los elementos centrales a la discusión sobre gobiernos locales como la necesidad de “localizar” las contribuciones nacionales de los países, la agenda de desarrollo 2030 y la agenda de Sendai sobre reducción de riesgo y de relevar la agenda urbana de Habitat III. “Por localizar nos referimos a identificar estrategias para que los municipios aporten al alcance de los objetivos planteados en estas agendas y que simultáneamente visibilicen los beneficios de una planificación local sostenible y climáticamente responsable, reconociendo que el desarrollo local está intrínsecamente vinculado con el cambio climático”, indicó.

TURISMO: UN ACTOR RELEVANTE.

Hay que reconocer que hay una relación de dos direcciones entre el turismo y el cambio climático, ya que el turismo contribuye también a este último, principalmente debido a las emisiones que producen el transporte aéreo y el uso de energía en las instalaciones.

Según Reveco, el papel de los líderes locales –incluyendo los representantes del sector– se hace cada vez más relevante, ya que sus acciones pueden aportar directamente al cumplimiento de las metas nacionales establecidas y generar compromisos que vayan más allá de las metas nacionales, acordes con la necesidad de conservar el aumento de la temperatura promedio de la superficie del planeta por debajo de 1,5°C.

La embajadora de la Unión Europea en Chile afirmó que “los líderes locales de todo el mundo están tomando acciones para reducir las emisiones y adaptarse a los riesgos que vienen con el cambio climático. Desde la movilidad sostenible hasta la inversión en energías limpias, los líderes locales están mostrando el camino a seguir”. Y agregó: “Cuenten con el apoyo de Europa como un aliado clave en esta pelea global contra el cambio climático y por el desarrollo sostenible”.

Haciéndose eco de esta problemática, Andrea Wolleter, vicepresidenta ejecutiva de la Fedetur, señaló que “para la Federación el tema del Cambio Climático es muy relevante, ya que apunta directamente a la sostenibilidad de nuestra industria. Nos parece importante poder partir con la generación de un plan al respecto, al cual nos sumaremos sin dudar para apoyar en los planes de acción y entregar nuestra perspectiva al respecto. Sabemos que es un trabajo de largo plazo, pero que es necesario no sólo tomar conciencia, sino también tener indicadores y metas claras con las cuales poder guiar nuestras acciones”.

Por su parte, Oscar Santelices, presidente del Programa Nacional Transforma Turismo, explicó que “sin duda que el cambio climático es un tema relevante para el país y el turismo en particular. En el caso nuestro la naturaleza es el principal activo en nuestro relato para incentivar la demanda por nuestro territorio, lo cual ha sido refrendado por el premio al Mejor Destino de Turismo Aventura del Mundo que nos entregó la WTA”.

Tanto Transforma Turismo como la Fedetur están trabajando en proyectos de eficiencia energética y energías renovables, modelo de municipio turístico sustentable, parques naturales cero emisiones, destinos turísticos inteligentes, entre otros.

EJEMPLO DE COMPROMISO GLOBAL

Durante el evento se presentó el Comité Consultivo Nacional del “Pacto Global de Alcaldes por el Clima y la Energía”, la mayor coalición de alcaldes y líderes locales del mundo comprometida con la acción climática, que busca que los gobiernos locales sean partícipes directos en la acción para combatir el Cambio Climático, que cuenta con el apoyo de la Unión Europea.

Manuel Fuentes, director del proyecto Cooperación Urbana Internacional (IUC, por sus siglas en inglés) y miembro del Secretariado del Pacto Global de Alcaldes en América Latina, señaló que “con este acto Chile reafirma su compromiso para seguir trabajando en la reducción de las emisiones de CO2, mejorar la adaptación al cambio climático y garantizar el acceso a una energía limpia y asequible; así como reconoce la importancia de la acción de los gobiernos locales para apoyar al gobierno nacional para cumplir con las metas establecidas en sus NDCs (Contribuciones Nacionalmente Determinadas, por sus siglas en inglés), empoderando a estos a desarrollar e implementar sus propios Planes de Acción Climática”.

NECESIDAD DE MITIGACIÓN

Desde la OMT destacan que si bien la preocupación por los efectos contaminantes del turismo cubre todos los aspectos de la actividad turística, el principal punto en relación con el cambio climático es el de las emisiones de gases de efecto invernadero que generan los viajeros de servicios de transporte (especialmente de transporte terrestre y aéreo); así como el consumo de energía en los establecimientos turísticos (por ejemplo el aire acondicionado, la calefacción y la iluminación de los hoteles). En una esfera más amplia como es la de la sostenibilidad del turismo, el elevado consumo de agua per cápita, la eficiencia energética, los problemas de la gestión de residuos y los efectos que el turismo tiene en la flora y la fauna deberían tomarse en consideración. “El sector turístico tiene la responsabilidad de minimizar las emisiones nocivas alentando soluciones de transporte sostenibles y neutras en carbono, mejorar la eficiencia en el uso de recursos naturales (agua, energía) y contribuir a la conservación de los espacios naturales”, señaló Taleb Rifai, secretario general de la OMT.

Deja tu comentario

Notas de tapa