NAVIMAG.

Un “slow travel” por la Patagonia

La naviera propone un viaje relajado y contemplativo de la naturaleza austral, marcada por el clima y la hospitalidad local a bordo de un ferry con servicios tipo “hostel”. Asimismo, la compañía anunció el lanzamiento de una nueva embarcación.

Una tendencia entre los viajeros que va tomando fuerza es viajar por períodos extensos de tiempo. Es el llamado “slow travel”, que responde a un estilo relajado donde el viajero va sin apuros de manera de compenetrarse con el entorno. Cada año son más los que llegan a rincones lejanos del planeta para vivir este tipo de experiencias, y la Patagonia chilena no es la excepción.

Consciente de esta oportunidad, la nueva gerenta de Turismo de Navimag, María Pilar Ojeda, decidió volcar parte importante de los esfuerzos del área comercial para mejorar la relación con los clientes y las perspectivas frente a su producto, incorporando este concepto. “Cuando llegué a Navimag teníamos varios desafíos, uno de ellos fue acercar las expectativas de nuestros pasajeros con la experiencia de viaje de nuestro producto. El concepto slow lo describe perfecto. Es un viaje contemplativo, sin estímulos artificiales, sin apuros, un ‘regreso a la básico’, en donde el ritmo muchas veces está determinado por el clima de la Patagonia”, explicó.

UN VIAJE PARA DESCONECTARSE.

Desde décadas pasadas el viaje en ferry nace como solución a la necesidad de conectar regiones aisladas de Chile. Esta conexión solo puede hacerse por mar, por lo que en este viaje también se transporta carga y viajan residentes de la localidad de Puerto Edén. Esta experiencia totalmente local es bien valorada por los pasajeros que buscan aventuras auténticas y se ha transformado en un plus para el recorrido en esta ruta.

En este sentido, la naviera resalta el revivir la experiencia de los viajeros de antaño y la magia de viajar por cuatro días y tres noches a través de los fiordos. “Es una travesía más bien romántica a bordo de un ferry de carga, preferido por personas de 35 a 70 años, en su mayoría extranjeros backpackers. Nuestro producto dista mucho de ser un crucero y era fundamental que este mensaje fuese claro. Es por esto que hicimos un esfuerzo en destacar ese elemento en nuestra comunicación”, señaló Ojeda.

La gerenta explicó que otro de los grandes desafíos de la compañía ha sido la mejora en el servicio. “Estamos con grandes proyectos que abordan este tema, desde el recurso humano, sistemas de atención, hasta la tecnología. Pero el más importante, sin duda, es la construcción de un nuevo ferry que operará en la Ruta Fiordos en la temporada 2019-2020. Es la primera vez en los 39 años de historia de Navimag que vamos a tener en nuestra flota un buque totalmente nuevo, diseñado y construido según nuestras necesidades. Pero siempre manteniendo el mismo concepto de viaje: slow y experiencia a bordo tipo hostel”, puntualizó.

ENTRETENCIÓN A BORDO.

Respecto al viaje, el barco cuenta con varias actividades a bordo, por lo que es posible encontrar momentos de esparcimiento y conversación. “Entre ellas destacan las clases de yoga, mandalas para pintar, películas y el tradicional bingo. También cuenta con una pequeña cafetería donde durante todo el trayecto están a disposición de los pasajeros el café y té. No hay wi-fi a bordo, ni señal de teléfono en la ruta, por lo que es una excelente oportunidad de reflexión, conocer a otras personas y maravillarse con las espectaculares vistas de glaciares, paisajes, flora y fauna existente”, explicó Ojeda.

La ejecutiva destacó que la Patagonia es un destino extremo, por lo que es fundamental conocer e informarse y tener en cuenta, “por ejemplo el llevar ropa adecuada para el frío, viento y lluvia, así como pastillas para el mareo y un buen libro. También es importante contar con una agenda flexible, que permita adaptarse a los horarios de zarpe o recalada, ya que debido a lo extremo del clima, es posible que las condiciones climáticas y las mareas puedan alterar el itinerario original”.

www.navimag.com

Deja tu comentario

Notas de tapa