Verano

Región de Atacama inauguró temporada de ballenas

Chañaral de Aceituno abrió la temporada de avistamiento de ballenas en un año marcado en la zona por los peligros que podría generar la minera Dominga.

Durante los meses de verano, la pequeña caleta de pescadores de Chañaral de Aceituno, en la Región de Atacama, se llena de visitantes de todo país que buscan tener un “encuentro cercano” con una ballena azul, jorobada o fin.

Lo que sucede es que a partir de este mes y hasta marzo estos enormes cetáceos visitan las aguas de la Reserva Nacional Pingüino de Humboldt, y desde los botes autorizados que lo visitan es posible avistarlas a unos cuantos metros de distancia.

Un panorama imperdible que este año tiene una atención especial, debido a las amenazas que según los expertos genera en este santuario el proyecto minero portuario Dominga, el que se instalaría en la comunidad de La Higuera, en la vecina Región de Coquimbo.

Para conocer más acerca del avistamiento de ballenas el Chañaral de Aceituno y los peligros del proyecto Dominga: Un santuario de ballenas en peligro.

“Hacemos una invitación a todas las personas a que visiten Chañaral de Aceituno, que disfruten de esta nueva temporada de avistamiento de cetáceos que está comenzando y se mantendrá vigente por los próximos meses hasta abril de 2022, pero siempre de manera responsable, cuidando el medio ambiente y, por supuesto, respetando las condiciones que nos entrega la naturaleza por esta maravilla que es poder encontrarse con cetáceos en el desierto más árido del mundo, así que hacemos un llamado a mantener las medidas sanitarias, a no bajar la guardia y a disfrutar la Región de Atacama con toda la conciencia y el cuidado necesario”, expresó Alejandro Martín, director regional de Sernatur Atacama.

Chañaral de Aceituno.jpeg
Esta zona de la Región de Atacama se ganó su espacio en el turismo nacional gracias al avistamiento de ballenas.

Esta zona de la Región de Atacama se ganó su espacio en el turismo nacional gracias al avistamiento de ballenas.

Un poco de Chañaral de Aceituno

En la zona hay una pequeña caleta (con 35 hectáreas de superficie total y no más de 450 habitantes), que cuenta con posibilidades de alojamiento y agradables restaurantes que preparan la pesca del día. En este mágico lugar, que además destaca por la calidez de su gente, por todos lados se pueden ver fotografías y figuras de las ballenas, ya que el pueblo las hizo sus embajadoras hacia Chile y el mundo.

"Invitamos a todos a que vengan a Caleta Chañaral, no tan solo van a poder contar con las bondades que ofrece con las ballenas y los delfines, sino que también con gastronomía y alojamiento que hoy día la comunidad, vuelvo a insistir, se ha preparado mucho para poder atender muy bien a los turistas", destacó el alcalde de Freirina, César Orellana.

Chañaral de Aceituno se encuentra en el límite sur de la Región de Atacama, a 120 km de Vallenar y a 140 km de La Serena.

Temas relacionados

Deja tu comentario

Notas de tapa