Maud Acuña, Avis Rent A Car: “Me han reconocido por algo que me gusta hacer”

Hace algunos meses, la Asociación Chilena de Empresas de Turismo (Achet) destacó durante su Congreso Anual a Maud Acuña, gerenta del departamento Internacional de Avis Rent A Car, por su destacada trayectoria en la industria nacional, la que además de la rentadora, suma experiencia en los grandes hoteles santiaguinos.

Querida y reconocida en el mercado, Maud recuerda –en conversación con La Agencia de Viajes– sus inicios en el sector: “Después de haber vivido por trabajo de mi marido un par de años en Nueva York (Estados Unidos) y ocho en Madrid (España) regresamos a Chile en 1978. Ingresé a Avis por una amiga que trabajaba en la compañía y me contó que necesitaban una persona que tuviese cierta experiencia y manejo comercial con extranjeros. Tuve la suerte de trabajar en los counters de Avis en los hoteles de moda en Santiago, como en el Sheraton, en el clásico Hotel Carrera y en el Hotel Crowne Plaza cuando estaba recién inaugurado y era el lugar más top de Santiago”. Y reconoce entre risas: “La oferta de Avis era interesante, más porque era una trabajo de medio día, lo que me permitía jugar tenis, un deporte que me apasionaba y jugaba casi como una profesional”.

-Fuiste parte de la historia hotelera del país, cuántas anécdotas debes tener.

-¡Secreto supremo! La verdad es que vivimos muchas cosas en una época especial donde se estaba gestando la industria como la observamos hoy. En esa época conocí mucha gente, artistas y cantantes principalmente. Fue un período muy entretenido y también de aventuras. No te diré cuando vino Julio Iglesias o el “Puma” Rodríguez, donde los ventanales del hotel corrieron bastante riesgo, y en otros casos, el riesgo completo. Recuerdo que una vez un grupo de fans adolescentes saltaron las barras y rompieron los cristales… entraron como un turba. No sabíamos qué hacer, afortunadamente el gerente y los guardias lograron calmarlos, pero fue tragicómico ver esa pasión de los muchachos, esa energía.

Mirando hacia atrás, trabajar en los hoteles era entretenido, dinámico y se conocían muchas personas, por lo menos en el tiempo en que yo estuve. Bueno, todo cambia y llegó el momento de emprender el viaje acompañando a mi marido por algunos años. El regreso también tuvo sus anécdotas y la suerte de entrar a Avis.

-En Avis también marcaste tendencia…

-Por política de la compañía –y como ha sido en todos los otros países–, el área Internacional pasaba a manos de empresas que no estuviesen vinculadas a la licencia de Avis, o sea una compañía externa o un GSA. Pero decidieron, como concesión especial, que el área Internacional fuese dejada en manos de Avis Chile, y por eso somos el único país que tiene la licencia –para arriendos domésticos e internacionales–. En este marco me eligieron para hacerme cargo del área desde hace muchos años. No te voy a decir cuántos (risas).

Recuerdo que fui a varias capacitaciones y reuniones a Estados Unidos, Puerto Rico, Uruguay, Brasil y Panamá para intercambiar estilos. Como siempre en esta industria, las experiencias van más allá del trabajo y recuerdo una donde realmente pasé susto con el huracán Andrew en Miami. El resto de las experiencias en tantos años han sido por suerte divertidas.

-¿Cómo han sido estos años en la industria?

-Desde mi área, una de las acciones es el contacto con los profesionales, principalmente las agencias de viajes, tarea que me encanta. Hacemos capacitaciones y participamos activamente en ferias, congresos y workshops, donde he tenido la oportunidad de hacer buenos contactos, importantes clientes y por supuesto, grandes amigos. Y así han pasado 40 años trabajando en esta empresa.

En general mi vida laboral ha sido entretenida, me apasiona lo que hago. Un hecho importante es que cuento con el apoyo de la Gerencia General, ejecutivos y compañeros de trabajo, lo que ha sido muy importante a título personal. En Avis son muy cálidos y somos como una gran familia. Lo percibes cuando viajas y vas a una oficina de Avis, sabes que te van a recibir bien y te harán sentir cómoda.

-¿Cómo te sentiste con el reconocimiento de Achet?

-Fue una sorpresa total. Estoy muy feliz porque además me han reconocido por algo que me gusta hacer, que es trabajar en contacto con la gente. La verdad es que estaba muy emocionada. Siento que mi trabajo no ha sido en vano, que de cierta manera ha trascendido.

Si hago un recuento, puedo decir que hasta ahora estoy muy feliz y conforme con mi vida profesional, pero me gustaría hacer mucho más, claro que de repente el tiempo no te alcanza, por lo que he aprendido a bajar las revoluciones y disfrutar. Creo eso esa es la clave.

Temas relacionados

Notas de tapa