INFORME ESPECIAL LADEVI

Vacunas. El dilema de los pasaportes para Latinoamérica

Si se confirma el nacionalismo de vacunas e imponen semáforos para discriminar a dónde pueden volar los ciudadanos, Latinoamérica corre el riesgo de quedar aislada.

Un nuevo muro de Berlín sin ladrillos, pero con pasaportes sanitarios; u otro Apartheid, pero con colores de semáforos; es el escenario distópico que vienen alertando cada vez más especialistas si la actual inequidad en el reparto de vacunas Covid se blinda con la edificación de un mundo accesible para inoculados y otro para quienes no lo están.

De confirmarse una alternativa restrictiva y nacional del pasaporte Covid, ese escenario sería doblemente desafiante para Latinoamérica, que está entrando de lleno en la segunda ola y donde el ritmo de vacunación es lento.

La vacuna como requisito para todo

El que ha hecho punta en la definición de las vacunas como requisito es Israel. Si bien al ingresar al país sigue siendo necesario un PCR negativo en la 72 hs. previas, para viajar al exterior los titulares de certificados israelíes de vacunación o recuperación pueden hacerlo libremente.

Además, dentro de Israel el Pase Verde (Green Pass) que otorga el gobierno a quienes estén vacunados (o se hayan recuperado de la enfermedad) es condición para asistir a gimnasios, piletas, restaurantes, estadios, eventos culturales, teatros y atracciones. También los exime del PCR obligatorio para alojarse en hoteles.

Claro que Israel también lidera el ranking de vacunas, con más del 60% de su población ya inoculada contra el Covid.

Dinamarca es otro país que ya lanzó su “coronapas” (vacunas, PCR negativo o recuperados), el cual será requisito para los daneses a la hora de ir a un restaurante, a la peluquería y -obviamente– viajar domésticamente con libertad y más adelante trasladarse dentro de Europa.

pasaportes Covid.JPG
Cada vez más países y regiones están condicionando la apertura de fronteras a la implementación de pasaporte de vacunas Covid.

Cada vez más países y regiones están condicionando la apertura de fronteras a la implementación de pasaporte de vacunas Covid.

Verde o rojo, esa es la cuestión

Todavía lejos de retomar la normalidad (de hecho, los viajes de placer siguen prohibidos), el apetitoso mercado de turistas británicos espera el verano boreal para salir de vacaciones. Algo que teniendo en cuenta el acelerado ritmo de vacunación –cerca de la mitad de la población está inoculada contra el Covid– se espera que se autorice para junio o julio. Tengamos en cuenta que el Reino Unido es el cuarto mayor generador de gasto turístico en el exterior (en 2019 registró 93 millones de salidas).

Pero no todos los países se podrán inscribir en esa carrera por recomponer sus carteras de turistas con británicos. El gobierno de Boris Johnson anticipó que habrá un semáforo de riesgo para “orientar” la elección de los destinos. Los que estén en la lista verde tendrán vía libre para recibir británicos. Quienes elijan algún país del listado amarillo tendrán que cumplir un aislamiento de 10 días y presentar dos PCR negativos a su retorno. En tanto que los destinos con luz roja estarán descartados para recibir viajeros del Reino Unido.

Si bien los criterios para colorear el mapa no están oficializados, desde el Ejecutivo británico anticiparon que tendrán en cuenta los avances en las campañas de vacunación de cada país y la presencia de nuevas cepas. Con lo cual, no sería descabellado apostar a que la lista roja no diferirá sustancialmente de la que ya está vigente e incluye a 38 naciones, con una abrumadora mayoría de países africanos y latinoamericanos (Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Ecuador, Panamá, Paraguay, Perú, Uruguay y Venezuela).

¿En China, las chinas?

En la principal fábrica de turistas y gasto internacional también avanzaron con su propio pasaporte Covid digital (encriptado en un código QR a través de WeChat), que permite verificar la situación sanitaria de los viajeros. Es decir, muestra el historial de vacunación y los test PCR contra la enfermedad. Por ahora, la aplicación no es obligatoria y está reservada a los ciudadanos chinos, mientras se busca avanzar en acuerdos de reconocimiento mutuo de los certificados sanitarios con otros países.

Pero la novedad en el caso del gigante asiático está en la estrategia diplomática de vacunas para incentivar las visitas el país. El gobierno ya anunció que simplificará las solicitudes de visa para extranjeros que hayan sido inoculados con vacunas producidas en China. Por ahora, la medida no aplica para viajes turísticos, pero sí tiene la intención de reactivar los viajes de negocios.

Un verano para europeos

En medio de tanta fragmentación en las respuestas al Covid-19, Europa está tratando –muy trabajosamente– de sacar adelante su propio proyecto de Certificado Digital Verde. La Comisión Europea ya formalizó la propuesta de creación de un pasaporte Covid para facilitar la libre circulación segura dentro del continente mientras dure la pandemia.

El certificado digital verde será una acreditación de que una persona ha sido vacunada contra el Covid, se ha recuperado de la enfermedad o se ha realizado una prueba PCR cuyo resultado ha sido negativo. Estará disponible en formato digital o en papel, e incluirá un código QR para garantizar la seguridad y autenticidad del certificado.

Vea un informe Euronews sobre la polémica por los pasaportes sanitarios

Embed

Todos los ciudadanos de UE y sus familiares, así como los nacionales de terceros países que residan en el continente o se encuentren allí y tengan derecho a viajar a otros Estados miembros, podrían obtenerlos de forma gratuita.

¿Podría el pasaporte Covid europeo facilitar también los viajes a UE desde terceros países? En la actualidad, los viajes no esenciales a UE desde terceros países están restringidos, salvo en el caso de un número de limitado de Estados. Pero cuando esté listo el certificado se prevé que un nacional de un tercer país que pueda viajar a UE podría obtener el pasaporte verde digital, previa comunicación de toda la información necesaria, incluida una prueba fiable de vacunación.

Si bien las autoridades europeas insisten que no se discriminará a los viajeros de terceros países, en principio surge un problema para muchos Estados extracomunitarios: las vacunas que permitirán obtener el Certificado Verde Digital serán sólo aquellas que hayan obtenido una autorización de comercialización por parte de la Unión Europea. Actualmente son cuatro: la de Pfizer, AstraZeneca, Moderna y Johnson & Johnson.

Eso puede ser un problema adicional para los países sudamericanos, que en su gran mayoría están aplicando las vacunas chinas (Sinovac y Sinopharm) y rusa (Sputnik V).

vacunas por tipo.jpg
Distribución por tipo de vacunas Covid aplicadas en los países de Latinoamérica. Fuente: Banco Mundial.

Distribución por tipo de vacunas Covid aplicadas en los países de Latinoamérica. Fuente: Banco Mundial.

OMS vs. Organización Mundial de Sordos

Impresiona la sordera con la que es acogida la palabra de la Organización Mundial de la Salud, quien desde el principio de la pandemia –avalada por las Naciones Unidas– viene advirtiendo que los pasaportes de vacunación aplicados a los viajes pueden dejar aislados a los países y son éticamente cuestionables. “Si un país no recibe vacunas y se exigen pasaportes para volar, en la práctica quedará aislado internacionalmente”, explicó el director de emergencias de OMS, Mike Ryan.

Además, el 7 de abril pasado OMS insistió en que exigir pasaportes sanitarios para viajar internacionalmente tampoco es una medida efectiva, ya que aún se desconoce si las vacunas contra el Covid-19 previenen la infección y tampoco se sabe cuánto tiempo duran los anticuerpos en el organismo.

“No nos gustaría ver el pasaporte de vacunación como un requisito para salir o entrar, porque no estamos seguros en este momento de que las vacunas prevengan la transmisión. Al mismo tiempo, hay otras cuestiones como la discriminación de las personas que no pueden vacunarse por una u otra razón.”, dijo la portavoz de OMS, Margaret Harris.

vacunas discriminación.jpg
“Los virus no conocen fronteras”, afirma Unicef, que denunció el nacionalismo de vacunas Covid.

“Los virus no conocen fronteras”, afirma Unicef, que denunció el nacionalismo de vacunas Covid.

Desde febrero pasado está vigente un documento de OMS donde se presentan consideraciones científicas, éticas, legales y tecnológicas en contra de la introducción de requisitos de vacunación Covid-19 para viajeros internacionales salientes o entrantes.

Es tan imponente el cono de silencio en que han entrado OMS y ONU, que hasta la agencia especializada en Turismo de la mismísima ONU, OMT, “ha felicitado a la Comisión Europea por tomar la iniciativa y avanzar en los planes de lanzamiento de su pase verde digital, reconociendo su potencial para reactivar el turismo en varios destinos”.

Una muestra surrealista de que a un año del inicio de la pandemia la coordinación global de una respuesta al Covid-19, tanto como problema sanitario como turístico, sigue siendo una quimera.

¿Cómo llega Latinoamérica?

En una región muy golpeada en términos socioeconómicos, que está empezando a surfear la segunda ola, donde las campañas de vacunación avanzan a paso de tortuga (excepto Chile) y con un vecino gigante e incómodo –en términos sanitarios– como Brasil, las perspectivas de gozar las mieles del reinicio del turismo internacional en el segundo semestre no son favorables para Latinoamérica.

Según el último informe del Banco Mundial, América Latina y el Caribe (ALC) sufrió más daños a la salud y la economía a causa de la pandemia que cualquier otra región. Y los países dependientes del turismo padecieron la pandemia más aún. “El daño es severo y estamos viendo mucho sufrimiento, en particular entre los más vulnerables”, dijo Carlos Felipe Jaramillo, vicepresidente del Banco Mundial, quien advirtió que la crisis tendrá un impacto a largo plazo sobre las economías de la región, mientas que el elevado nivel de endeudamiento público y privado puede causar tensión en el sector financiero y frenar la recuperación.

“A medida que las economías repunten este año, algunos sectores y empresas ganarán y otros perderán”, dijo Martín Rama, economista en jefe del Banco Mundial, quien planteó que el turismo y la hospitalidad tiene todos los boletos para estar en el segundo grupo.

Panorama de vacunación en América Latina

Si la inequidad y la descoordinación siguen dominando el escenario global de respuesta al Covid-19, son escasas las chances de Latinoamérica de aprovechar en el segundo semestre del año el relajamiento de las restricciones a los viajes que se prevé ocurra en las principales fábricas de turistas. O sea, si se confirma el nacionalismo vacunatorio y se imponen semáforos para definir a dónde pueden viajar los ciudadanos de países de altos ingresos, la región corre el riesgo de quedar aislada.

Al viernes 8 de abril, menos del 8% de la población de Sudamérica recibió al menos una dosis de algún tipo de vacuna contra el Covid y sólo el 2,6% fueron inoculadas con las dos dosis. Índices mucho menores a los de aquellos países y regiones que están pensando en abrir fronteras bajo el criterio del avance de las campañas de vacunación.

Acceda al gráfico comparativo de población vacunada en Sudamérica respecto de otras naciones y regiones

Embed

Mientras que al ritmo actual de vacunación, algunos países podrían alcanzar la inmunidad para la segunda mitad de 2021, “para muchos otros –incluida la mayor parte de América Latina y el Caribe– esa es una perspectiva solo para 2022, o 2023”, señaló el Banco Mundial.

Acceda al gráfico con el detalle de dosis aplicada cada 100 personas en los países latinoamericanos.

Embed

Si además el criterio es el de discriminar en función de la nacionalidad de las vacunas, el panorama tampoco favorece a América Latina. En la región dominan las aplicaciones de las variantes china y rusa, que aún no han sido aprobadas por Europa, ni tampoco por FDA de Estados Unidos.

Todos o nada, la alerta de la Unicef

“Al ritmo actual, simplemente no hay suficiente oferta de vacunas para satisfacer la demanda. Y la disponible está concentrada en manos de muy pocos”, indicó el 6 de abril la directora ejecutiva de Unicef, Henrietta Fore, quien añadió que “algunos países han contratado suficientes dosis para vacunar a su población varias veces, mientras que otros aún no han recibido ni siquiera la primera dosis. Esto es una amenaza para todos. El virus y sus mutaciones ganarán”.

En ese sentido, la directora de Unicef instó a “acabar con el nacionalismo de las vacunas” y abolir los controles directos o indirectos de exportación e importación que bloquean, restringen o frenan la distribución de las vacunas y de los suministros necesarios. “Los virus no conocen fronteras. No podemos derrotar al Covid-19 en cada uno de nuestros países sin derrotarlo a nivel mundial”, afirmó Henrietta Fore, quien concluyó afirmando que los países con un suministro suficiente deberían donar ya mismo el 5% de sus dosis.

¿Qué hacer?

Lo primero es entender que sin una coordinación institucional-gubernamental a nivel global las respuestas locales al Covid-19 y la reactivación de los viajes son “pan para hoy y hambre para mañana”. Al margen del dilema moral, según los expertos, dejar sin vacunas y librado a su suerte al hemisferio sur mientras se lo pinta de rojo en el mapa de restricciones sólo servirá para ganar tiempo hasta la aparición de una nueva cepa, que no reconocerá muros ni semáforos.

Lo segundo, América Latina debe de una vez por todas trabajar como región y ofrecer alternativas sólidas para luego avanzar en la complementariedad con otras zonas del globo. Para Natalia Bayona, directora de Innovación, Educación e Inversiones en OMT, los certificados digitales sí son una respuesta para empezar a reactivar los viajes: “Como siempre, la tecnología y la innovación es lo que va a terminar sacando adelante al sector para volver a viajar”.

Vea el reportaje a Natalia Bayona

Embed

Entonces, partiendo de la experiencia de la Unión Europea, Inglaterra y diversos países de Asia Pacífico, para la ejecutiva “el mensaje más claro es que las soluciones existen y en Latinoamérica hay que usarlas y ya está. No hay que inventar la rueda, sino simplemente trabajar con esas empresas privadas que ya lo están haciendo y empezar a aplicarlas también en América Latina”.

Lea la nota completa en el e-magazine de Ladevi Latam de abril de 2021

Embed

Notas de tapa